España y Venezuela llevan al mínimo sus relaciones diplomáticas

Al tiempo que la Unión Europea (UE) condenaba este viernes la expulsión de Venezuela del embajador español y expresaba su “solidaridad” con el Gobierno de Madrid, el Ejecutivo español expulsaba al representante diplomático venezolano, y el mandatario francés, Emmanuel Macron, pedía aplicar más sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela declaró el jueves persona non grata al embajador de España en Caracas, Jesús Silva, por considerar que su país comete “continuas agresiones” contra el gobierno de Maduro y alienta las sanciones de la UE contra Caracas.

Catherine Ray, portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, afirmó que “la UE condena con firmeza la decisión de las autoridades venezolanas”.

Expresamos nuestra plena solidaridad con España y pedimos que la decisión sea anulada”, agregó.

El miércoles, Venezuela llamó a consultas a su embajador en España, Mario Isea, luego de las sanciones de la UE contra siete funcionarios venezolanos, entre ellos el poderoso Diosdado Cabello, número dos del gobernante PSUV.

Según la Cancillería de Venezuela, el jefe de gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, se comprometió a “asumir el liderazgo de la conspiración en Europa, con el fin de concertar ataques a la soberanía e independencia del pueblo venezolano con sus socios europeos, a cambio de inconfesables beneficios políticos y económicos”.

El Ejecutivo español dijo que “el Gobierno responde de forma proporcional, y por ello decidió, en estricta aplicación del principio de reciprocidad, declarar persona non grata al embajador de Venezuela en España”, afirmó el portavoz Íñigo Méndez de Vigo.

Desde hace años, el gobierno de Rajoy y el del presidente venezolano Nicolás Maduro tienen una mala relación.La tensión se disparó esta semana cuando, el lunes, la UE adoptó sanciones contra los siete altos funcionarios venezolanos, entre los que también aparecen el ministro de Interior, Néstor Reverol, y la presidenta del poder electoral, Tibisay Lucena. Venezuela acusa a España de haber pujado para que la UE adoptara esas sanciones.

El martes, en un acto público, Maduro atacó al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, acusándolo de “racista” y “colonialista” y de dirigir “el gobierno más corrupto que jamás se haya conocido en la historia de España”.

Al día siguiente, el líder conservador español le contestó que esos ataques lo tienen “sin cuidado” y reafirmó su posición al decir que las sanciones son “muy merecidas”, ante “las brutales decisiones” y “la forma de entender la democracia que tiene el señor Maduro”.

Al embajador español en Caracas se le notificó que tiene 72 horas para abandonar el país, indicó este viernes la Cancillería española, que recibió el apoyo del ministerio francés de Exteriores y de la UE.

Entretanto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que “Venezuela ha actuado en defensa de su soberanía. Llama la atención la victimización hipócrita del Gobierno español, procurando solidaridades”, escribió el canciller venezolano en la red social Twitter.

La crisis abierta entre Madrid y Caracas se produce cuando Venezuela se prepara para unas elecciones presidenciales adelantadas, que deben celebrarse el 30 de abril a más tardar.

Maduro espera repetir mandato en medio de una crisis política y económica, sobe la cual el Fondo Monetario Internacional dijo que espera para 2018 un desplome del 15 por ciento del PIB y una inflación de hasta 13.000 por ciento.

Fuente: eltiempo.com