logo_glamz.png

Seis tenientes coroneles detenidos en Venezuela por traición a la patria

El ruido de sables, silenciado durante años por el chavismo, ha regresado a Venezuela en medio de la peor crisis social, económica y política de su Historia y en vísperas de las presidenciales de mayo. Seis tenientes coroneles, un primer teniente y dos sargentos fueron detenidos a principios de mes en diferentes batallones del país, acusados de traición a la patria, instigación a la rebelión y de actuar contra el decoro militar, según confirmaron sus abogados defensores tras el encarcelamiento ordenado por una corte militar de Caracas el pasado sábado.

Los militares rebeldes habrían puesto en marcha, según el gobierno, el Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo. Cuatro de los militares detenidos estaban al frente de sus batallones, con poder de combate, en Caracas, San Cristóbal (capital de la fronteriza Táchira), Valencia y Calabozo. Nicolás Maduro acusó el viernes a Estados Unidos de alentar un golpe de estado militar “de manera abierta y pública”. El senador republicano de origen cubano Marc Rubio, cercano a Donald Trump, ha instado a los militares a derrocar al “hijo de Chávez”.

La cúpula militar, comandada por Diosdado Cabello, número dos de la revolución, y por el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, conforma el núcleo duro del chavismo. Generales y comandantes ocupan las carteras más importantes del Gobierno, incluso la presidencia de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y también se encargan de la importación y distribución de alimentos y productos básicos. Tienen su propio banco, su empresa petrolera militar y hasta un canal de televisión y están acusados por el Parlamento de distintos casos de corrupción. Los oficiales más conocidos figuran en la lista de sancionados por EEUU, desde el mayor general Néstor Reverol, ministro de Interior, hasta el gobernador Rodolfo Marco Torres, antiguo responsable de Alimentación.

Poco más se conoce oficialmente del operativo desplegado por la Dirección General de la Contrainteligencia Militar, encargada de vigilar estrechamente los cuarteles. “La oposición dejó de ser un problema para pasar a serlo el sector militar“, resumió a EL MUNDO Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para las Fuerzas Armadas, quien asegura que el nivel de preocupación gubernamental es “muy alto”, ya que el mayor peligro para Maduro “viene de sus generales y almirantes”.

Las condiciones objetivas de un golpe de estado son hoy 100 veces superiores a las del 4F“, detalló el general retirado Miguel Rodríguez Torres, quien participó en la asonada que lanzó a la fama a Hugo Chávez en 1992 y que fue su jefe de Inteligencia.

La revolución ha extremado en las últimas semanas las detenciones de militares “para mantener a la institución “sumisa y leal a la revolución, además de blindarse en el poder, según Control Ciudadano.

Fuente: elmundo.es

Comparte en
Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit