Boca Juniors se consagró bicampeón del fútbol argentino

0
191

Boca ahora deberá poner las energías para vencer el miércoles a Alianza Lima de Perú y esperar a que Junior de Colombia no le gane a Palmeiras para clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores

AP / BUENOS AIRES.-  Con vacilaciones en defensa y pendiente del reloj, Boca Juniors empató 2-2 ante Gimnasia y se consagró bicampeón del fútbol argentino a falta de una fecha para el final de la liga.

Boca tomó ventaja a los 12 minutos en el estadio de Gimnasia, sin presencia de público visitante. Tras un centro del uruguayo Nahitan Nández desde la izquierda, el atacante Ramón Ábila bajó el balón de cabeza al centro del área. Allí Pablo Pérez lo acomodó y definió de derecha pegado al palo.

El volante Nicolás Colazo, cuyo pase pertenece a Boca pero juega a préstamo en Gimansia, igualó a los 32 minutos para el local. En un tiro de esquina, seguido de un mal despeje de Santiago Vergini, el defensor Ezequiel Bonifacio dio un pase buscapié que conectó Colazo. El volante no festejó el gol y juntó las manos en señal de perdón.

A los 56, el puntero tomó otra vez la ventaja. Pérez lanzó un largo pelotazo para Ábila. El potente atacante, que llegó este año a Boca, le ganó la posición a Maximiliano Coronel y ya en el área ejecutó el derechazo goleador.

Diez minutos antes del final, el recién ingresado Junior Benítez perdió la pelota en el mediocampo y dio pie al contragolpe del Lobo. Ante una defensa paralizada, Brahian Alemán vio el hueco y remató de zurda desde fuera del área. El balón se desvió en el zaguero Lisandro Magallán y se metió en el arco boquense.

Con el empate, Boca sumó 57 unidades, seguido por Godoy Cruz con 53, sin posibilidades de alcanzarlo.

Boca había sido bicampeón por última vez en la temporada 2005-2006, con el actual entrenador Guillermo Barros Schelotto como uno de sus atacantes.

Hasta ahora el “Mellizo” levantó 17 títulos como jugador y dos como entrenador de Boca.

Boca tuvo un arranque demoledor con ocho victorias consecutivas. Pero el impulso ganador se detuvo con las lesiones del capitán Fernando Gago y del goleador Darío Benedetto, dos pilares del once titular. Pese a la merma en el nivel de juego, mantuvo el liderato durante 2017.

A fines de marzo de este año, los boquenses sufrieron la derrota ante su clásico rival River Plate en la final de la Supercopa argentina. El golpe anímico repercutió en su desempeño en la liga y cedieron algunos puntos. Además, se lesionaron varios titulares, entre ellos el volante colombiano Wilmar Barrios, lo cual obligó al entrenador a conformar un equipo muy diferente al que inició el certamen.

En el momento más aciago, emergió la figura de Cristian Pavón, el juvenil delantero que con sus desbordes por ambas bandas y goles ha sido clave en las últimas fechas. Su alto rendimiento, además, le aseguró un lugar en la lista de Argentina para jugar el Mundial.

Sobreponerse a las adversidades ha sido el principal mérito del campeón, que en realidad tampoco tuvo un rival en condiciones de sacar provecho de éstas. Recién en las últimas fechas Godoy Cruz asechó, pero nunca se volvió una amenaza.

Boca ahora deberá poner las energías para vencer el miércoles a Alianza Lima de Perú y esperar a que Junior de Colombia no le gane a Palmeiras para clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here