Rusia eliminó a España en la ruleta de los penales

0
94

España se enredó nuevamente en su indecisión para atacar con velocidad cuando el partido le ofrecía todas las facilidades

GERARDO BLANCO | CARACAS.- Rusia sabía desde el comienzo que solo podía superar a España resistiendo con orden y firmeza el toque de los ibéricos. La estrategia del general Cherchesov, director técnico del equipo local, funcionó a la perfección. Su equipo supo asimilar la temprana ventaja de los españoles, emparejó el duelo (1-1) con una imprudencia defensiva de Gerard Piqué, aguantó durante los 30 minutos del tiempo extra y liquidó en la ruleta rusa de los penales (4-3), gracias a la portentosa actuación del arquero Igor Akinfeev que tapó todo lo que le enviaron durante los 120 minutos, y detuvo los disparos de Koke y Aspas en la definición desde el punto fatídico.

Rusia avanzó por primera vez en su historia a cuartos de final del Mundial, mientras que España volvió a fallar en un mano a mano con el anfitrión del torneo.

La pelota parada ha sido una de las protagonistas del Mundial. A España le bastó un tiro libre para derribar la muralla de cinco defensas de Rusia. En realidad, fue Ignashevich quien entregó las llaves del candado al defender desordenadamente a Sergio Ramos en el cobro de Marco Asensio. Derribó a Ramos en la lucha cuerpo a cuerpo por el balón y en la caída el propioIgnashevich golpeó el balón con el talón izquierdo para anotar el gol en contra  (m. 12).

Amurallada en su territorio pese a la desventaja, los rusos se conformaban con ver transitar el balón de un botín a otro en un festín de toques horizontales, sin profundidad, agotando el tiempo y la paciencia de los locales.

Rusia aceptaba su inferioridad futbolística sin ruborizarse. Su fortaleza era  los 1,96 metros de Dzyuba, la torre de marfil que baja todo lo que le tiran al área. El gigante ruso cabeceó un tiro de esquina que fue desviado por la mano de Gerard Piqué y el propio Dzyuba se encargó de igualar con un derechazo cruzado desde el punto penal 1-1 (m. 41).

Dos tiros de pelota parada, dos goles. Nada más había ocurrido hasta que Isco se activó a gambetear para buscar a Diego Costa que cabeceó un centro a manos del arquero Ankifeev, antes de irse al descanso con España de nuevo enredada en su indecisión para atacar con velocidad cuando el partido le ofrecía todas las facilidades. 

La doble línea de cinco que Rusia plantó en su campo obligaba a recurrir a un especialista en desactivar minas antifútbol. Españahizo entrar a Andrés Iniesta, pero ni la inteligencia y maestría del genial mediocampista impedía que el balón siguiera circulando por los pies de Sergio Ramos y Piqué, ante un desatinado Koke afanado en tocar siempre hacia atrás.

Isco trató de asociarse con Iniesta quien por fin consiguió el espacio para meter el derechazo a la base del palo derecho del arquero Akinfeev que le negó el gol con su estirada.

Fallaba Ramos en conectar los repetidos tiros de esquina que cedía al por mayor la defensa rusa que en los minutos finales del segundo tiempo se animó a contragolpear, pero Cheryschev desperdició con un tiro desviado la mejor opción que le ofreció el tiempo reglamentario.

Rusia resistió con su bloque impenetrable el tiqui-taca sin propósito y repetitivo de España. El suspenso se extendió durante los 30 minutos de prórroga con el antecedente negativo de los ibéricos que nunca antes habían podido eliminar en enfrentamientos directos a la selección anfitriona del Mundial.

Un disparo de Asensio, una contra de Aspas bien defendida por los rusos, un cabezazo de Piqué atajado por Akinfeev y poco másfue lo que consiguió España en los primeros 15 minutos de la prórroga. Fernando Hierro puso la última bala en el cargador con el ingreso de Rodrigo por el fundido Asensio para tratar de ganar a la ruleta rusa más por fortuna que por fútbol.

Rodrigo generó una brillante ocasión de desempate en una maniobra individual. Dribló, tiró una bicicleta en el área y pateó fuerte al palo contrario de Akinfeev, pero de nuevo llegó puntual el guardameta para apagar el candelazo. 

Rusia se olvidó de atacar, encomendado como estaba en arribar a la definición por penales. Un agarrón a Ramos en el área en un tiro libre añadió segundos de incertidumbre, mientras el árbitro recibía las instrucciones de los video árbitros que no vieron falta en la jugada. La última acción antes de irse a los penales fue para el lucimiento de Akinfeev que volvió a atajar el zurdazo de Rodrigo. 

En la hora decisiva de los penales surgió otra vez Akinfeev para detener a los francotiradores rivales como si estuviera en la batalla de Leningrado.

Iniesta la colocó con sutileza al lado derecho del portero (1-0). Smolov respondió con un cañonazo que De Gea logró rozar (1-1).

Piqué la cruzó al ángulo derecho (2-1). Ignashevic hizo una pausa ante de clavarla a la derecha (2-2).

Koke extendió su irregularidad al punto penal con un tiro al centro que tapó Akifeev (2-2). Golovin anotó el suyo para adelantar a Rusia (3-2),

Ramos en cámara lenta lo igualó (3-3). El implacable Cheryschev cobró fuerte al medio (4-3).

Pero Aspas se topó con el pie izquierdo de Ankifeev que desvió el tiro y logró meter al anfitrión a los cuartos de finales con sus únicas armas: resistencia y ruleta rusa. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here