La posesión sin profundidad cede paso a la transición veloz

0
40

España encarnó el juego de toque carente de peligrosidad

RUSIA.– La prematura eliminación de Alemania, España y Argentina abre una gran incógnita sobre el futuro de Joachim Löw, Fernando Hierro y Jorge Sampaoli y alimenta el debate sobre la idoneidad del modelo de juego en un torneo en el que la posesión mal entendida claudicó ante el vértigo.

Los dos últimos campeones del mundo -Alemania lo fue en 2014 y España en 2010- se sitúan a la cabeza en cuanto a tenencia del balón. Ambas se entregaron al pase por el pase, sin celeridad, sin profundidad, sin remate; como la Argentina de Leo Messi, fatalmente lastimada por la velocidad y el arrojo de Kylian Mbappé.

En el fútbol moderno controlar el juego implica ocupar los espacios. Ese es el origen del juego imprevisible que, de diferentes formas, llevó al éxito a la Alemania de Löw en el Mundial de 2014 y a la España de Vicente Del Bosque en 2010.

El adiós de Alemania, España y Argentina abre una mina para la nueva hornada de Mbappé y compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here