Primero Trinidad, después el Esequibo, ahora el oro

0
30

Entre las tropelías y actos filibusteros cometidos en contra de Venezuela por esa majestad amante y respetuosa del valor supremo de la propiedad privada, la Corona Británica, no sólo se encuentra el actual intento de robarnos 31 toneladas de oro y de arrebatarnos 159.452 kilómetros cuadrados de territorio Esequibo en 1899, sino el de tener anotado en su prontuario delictivo el habernos despojado de Trinidad, en 1797.

El cronista de la Universidad Central de Venezuela, Idelfonso Leal, narra en su libro «El primer periódico de Venezuela y el panorama de la cultura en el siglo XVIII», editado por la Academia Nacional de la Historia y el BCV, que desde 1498 hasta 1797 Trinidad formó parte de Venezuela.

«Por muchos años la Isla no recibió la merecida atención de España y las circunstancias la obligaron a depender económicamente de Cumaná, políticamente de Bogotá, judicialmente de la Audiencia de Santo Domingo y desde el punto de vista eclesiástico del obispado de Puerto Rico», cuenta.

No obstante, a finales del siglo XVIII, Carlos III comprendió que había que recuperar la Isla, para lo cual acometió un audaz plan de colonización orientado a darle una nueva dimensión geopolitica al Caribe y a Venezuela. Se propuso integrar más a Trinidad al territorio venezolano y proporcionarle una categoría de Isla-Provincia, a la manera de Puerto Rico, y a la par de Guayana, Margarita, Barinas, Cumaná.

Leal fundamenta sus estudios en la investigación realizada por el historiador trinitario Jesse Noel, plasmada en el libro «Trinidad, provincia de Venezuela», publicado por la Academia Nacional de la Historia, Caracas, en 1972.
«La Corona activó el comercio, la agricultura y poblamiento de Trinidad, con tal de que los nuevos colonos fueran católicos, juren fidelidad a la monarquía, defendieran el territorio de invasiones y rebeliones de esclavos y se dedicaran al comercio y la agricultura», reseña.

Trinidad se convirtió en una colonia internacional cosmopolita en la cual abundaban franceses, ingleses, irlandeses. Es este contexto surge en la isla la idea de fundar un periódico, influido por la Ilustración y las ideas de la Revolución Francesa. El 13 de agosto de 1789 nace El Correo de la Trinidad Española, primer periódico venezolano, editado en Puerto España en español y francés, y dirigido por el colono irlandés Jean Willox, cuya divulgación de las ideas políticas de Francia puso en alerta a la Gobernación de Caracas, que se anotó la colonial decisión histórica de haber expulsado el primer periodista de Venezuela.

Así las cosas, con la ansiedad mercantil que le provoca los logros comerciales y de agricultura, y la posición estratégica de la Isla, ubicada en la desembocadura del Orinoco, Inglaterra usa el apoyo de sus colonos ya habitantes de Trinidad e invade con 6.754 hombres, dotados de nueve navíos de guerra, tres cornetas, tres bergantines, tres fragatas y una bombarda con seis regimientos ingleses, dos alemanes, un cuerpo de infantería de mulatos y una división de artillería.

Para ese momento, Trinidad estaba poblada por 13.053 almas, apenas el doble de la escuadra británica. Su gobernador, el español José María Chacón, no ofreció la más mínima resistencia, a tal grado que «Muchos colonos pensaron que había sido una burda traición para borrar los estuertos de su mala administración», dice el historiador.

«Desde ese instante, la Isla de Trinidad, en manos de los ingleses, constituyó una amarga pesadilla para España y Venezuela, ya que desde allí resultaba fácil remontar el Orinoco y penetrar el inmenso territorio de Guayaba», apunta Leal.

La entrada Primero Trinidad, después el Esequibo, ahora el oro se publicó primero en Últimas Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here