Hallaron a 32 migrantes cubanos escondidos en una lancha que era trasladada por un auto en Florida

0
64

Durante una parada de tránsito de rutina, la policía descubrió al amplio grupo. Las personas fueron reportadas a las autoridades de migración que ahora están procesando sus casos.

Otra vez hay dudas de un caso de tráfico humano relacionado con migrantes cubanos intentando hacer una vida en los Estados Unidos al escapar del régimen opresor comunista de la isla.

En esta ocasión, un policía de caminos del condado de Monroe en los Cayos de la Florida frenó a una camioneta que remolcaba una lancha por ir por debajo del límite de velocidad permitido en la ruta. Al frenar el vehículo, el oficial notó que en el interior había tres menores de edad que no tenían las sillas de seguridad requeridas por la ley. Fue por esto que decidió inspeccionar todo el vehículo, incluida la lancha que iba en el remolque.

En el interior de la lancha, sobre el frente de la misma, había 32 migrantes cubanos escondidos, entre ellos una mujer embarazada y un menor de 17 años.

La policía arrestó al conductor del vehículo, identificado como Reidel García Espino, de 29 años, quien reportó a las autoridades que había salido de pesca aquel día. Sin embargo, dentro de la embarcación no había ni cañas ni carnada.

García Espino fue arrestado por el momento bajo cargos de negligencia infantil (por no tener sillas de seguridad), pero si se determina que estaba lucrando con el traslado de los migrantes puede enfrentar serios cargos de tráfico humano, un delito federal.

Los migrantes, aparentemente sin documentos para permanecer en los Estados Unidos, han sido puestos bajo la custodia del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), que procesará cada uno de los casos.

Desde finales de la administración Obama los cubanos ya no cuentan con el beneficio de la ley de pies secos, pies mojados -impuesta durante la administración Clinton en los ‘90-, que implicaba que si un cubano estaba en tierra firme en los Estados Unidos, inmediatamente accedía al beneficio de poder solicitar una tarjeta de residencia para vivir en el país.

Si esa ley estuviera en pie, estas 32 personas podrían de inmediato quedarse en Estados Unidos. No siendo así, deberán demostrar que tienen familiares en este país, ciudadanos americanos, que pueden reclamar por ellos, o que son perseguidos políticos en busca de asilo.

Desde que el coronavirus limitara el turismo en la isla de Cuba frenando los ingresos del régimen, combinado con la insostenible situación política tras más de seis décadas de dictadura, ha aumentado el número de migrantes cubanos intentando llegar a los Estados Unidos.

En su punto más estrecho, la isla de Cuba y la península de Florida se encuentran a 150 kilómetros de distancia. Ese mar abierto ha visto fallecer a miles de migrantes en busca de libertad.

La administración Biden, a través de su secretario de seguridad nacional, Alejandro Mayorkas (nacido en la isla y criado en Estados Unidos), ha pedido que los cubanos eviten lanzarse al mar. “Permítanme ser claro: si se hacen a la mar, no llegarán a Estados Unidos. Cualquier migrante interceptado en el mar, independientemente de su nacionalidad, no podrá ingresar a Estados Unidos”, decía Mayorkas ante la prensa dos meses atrás.

Tomado de Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here