Milton Friedman y la revolución capitalista

0
60

Santos Mercado

Tarea urgente de los liberales y de la gente honesta es meter a Milton Friedman a las escuelas y universidades, públicas y privadas.

¿Quieres destruir a tu país?: lee y difunde a Carlos Marx; ¿Quieres lograr una nación próspera, llena de vida, para toda tu gente? Lee y difunde las ideas de Milton Friedman.

Mucho le debe el mundo a Milton Friedman, pero pocos lo saben reconocer. Y la historia de siempre es que a los buenos hay que crucificarlos, quemarlos en la hoguera o llenarlos de oprobio. Y los malos escriben su versión.

Los izquierdistas, comunistas, populistas y socialistas, naturalmente odian a Milton Friedman, porque están ubicados en polos opuestos. Para denostarlo, desprestigiarlo y difamarlo le dicen que es el “padre del neoliberalismo”: Pero jamás han podido refutar sus ideas o dar mejores propuestas. Los primeros quieren tener un Estado, gobierno o líder fuerte que maneje todo, como si fuera el patriarca de una tribu, pero Friedman aboga por el hombre libre que aprende a tomar decisiones, a correr riesgos en búsqueda de su felicidad.

Luego, izquierdistas y neoliberales están parados en polos diametralmente opuestos. No hay punto en común.

Milton Friedman abre la mente de la gente para soñar y resolver sus problemas económicos y sociales sin lastimar a terceros, sin estar atenidos a que un gobierno le marque el paso.

Por donde anda Milton Friedman ocurre lo opuesto al dictador Atila: por donde pasaba Atila ya no crecía el pasto; pero por donde pasa Friedman no solo crece el pasto, surgen flores, fauna, bosques y prosperidad.

Veamos algunas contribuciones de la teoría y filosofía de Milton Friedman.

  1. Demostró que la crisis de 1929 no fue por culpa de los mercados sino de los gobiernos irresponsables. Recuerde que, desde 1912 el gobierno de USA monopolizó la emisión monetaria, que antes era privada, mediante el Fondo de la Reserva Federal.

Al gobierno se le ocurrió que podría imprimir dinero extra, para impulsar el crecimiento de la economía, y lo logró, hasta que la gente se empezó a dar cuenta que esos dólares ya no estaban respaldados por oro. Se hicieron largas filas para rescatar el equivalente en metal, y los ahorradores también querían su oro o sus billetes. Los bancos tuvieron que cerrar, primero uno, luego otro y otro. Dejó de haber créditos para las empresas, cayó la producción, las acciones se desplomaron, fue la Gran Depresión de 1929. Pero todo fue porque el gobierno, irresponsablemente, usó la maquinita de imprimir dinero y en lugar de reconocer su error, dijo que era cosa de los “mercados naturalmente inestables”.

¿Y qué dice Milton Friedman sobre el dinero?

    • Nunca se debe dejar que el gobierno administre o manipule la maquinita de hacer billetes, porque la usan para robarle al público. Cada vez que se imprime un nuevo billete, se genera una sobredemanda y eso empuja los precios hacia arriba. El trabajador, con su sueldo fijo ya no podrá comprar lo mismo que ayer; los ahorristas ven que su dinero pierde valor, alguien les robó su poder adquisitivo, fue el gobierno.
    • Para que una moneda sea sana, es decir, que no pierda su poder adquisitivo. No se debe imprimir dinero, salvo para reposición de billetes viejos.
    • El banco central, es decir, el que tiene el monopolio de imprimir billetes debe estar en manos privadas, no de los gobiernos.
    • El Banco Central no es para resolver problemas de pobreza, crecimiento o inversión. Su única función es conservar fija la cantidad de dinero, para que la unidad monetaria no pierda valor.
    • Puede aumentar la cantidad de billetes, pero no la cantidad de dinero. Quiere decir que un billete de a cien se puede fraccionar en cien billetes de un peso. Pero se debe quemar el billete de a cien. Así, aumenta sin límites la cantidad de billetes, pero no la cantidad de dinero.
  1. El gobierno no debe tener ninguna empresa, porque siempre va a fracasar y causar gran daño a la sociedad. Es porque pone al frente a su amigo, compadre o amante. Es decir, gente que no está arriesgando su patrimonio propio. Si la empresa fracasa, ese administrador nada pierde, porque es un burócrata o funcionario de paso en el gobierno. Nadie cuida mejor una empresa que el dueño que está arriesgando su patrimonio. Por eso proponía la privatización de todas las empresas estatales.
  2. Los impuestos deben ser mínimos. Se justifican porque hay gente que roba, asesina o daña al prójimo. Alguien debe impartir justicia y eso implica gastos. Pero sería ideal que ninguna empresa pagara impuestos. Porque su sola existencia ya está beneficiando a la gente. Solo los ingresos personales deberían contribuir al gasto de gobierno, y entonces esos impuestos serían mínimos. Solo imaginen un país donde ustedes pongan un negocio y el Estado no les cobra por las ganancias de su empresa. Si la empresa produjo un millón de pesos, y el dueño se queda con cien mil, ese ingreso personal sí podría pagar, pero el resto, lo debe decidir el dueño de la empresa. Naturalmente lo va a invertir: comprar materia prima, poner sucursales, contratar trabajadores y fabricar nuevos productos y todo ello es en beneficio de la sociedad.
  3. Gobiernos limitados. Milton Friedman nunca creyó en la democracia. No sirve estar eligiendo nuevo presidente cada 4 o 6 años y esperar a ver qué locuras se le ocurre imponernos. En lugar de ello, Friedman habla de limitar el poder del gobierno. Los gobernantes no deben intervenir en la economía, ni manipular precios del gas, petróleo, cobre, agua, etc. Simplemente, los gobiernos no les corresponde el papel de empresarios. El gobierno debe ser como el árbitro en un juego de futbol, es muy importante, pero no debe patear la pelota. Su función es cuidar el orden para que nadie mate, nadie robe y nadie cometa fraudes, solo eso.
  4. El Estado no debe tener escuelas ni universidades. Las actividades educativas corresponden a la sociedad, al sector privado.

Pero todos los gobiernos se han apoderado de la educación, construye escuelas, contrata profesores y controla mediante subsidios a escuelas y universidades, pero también controla a las escuelas privadas. Es un abuso de poder. Así es como han destruido a miles de talentos. Para iniciar el cambio, Milton propone la introducción de los vouchers. Es decir, cambiar los flujos de financiamiento de tal manera que, en lugar de darle el dinero a las escuelas, se lo dé a los estudiantes para que ellos, con su propia mano, paguen la colegiatura en la escuela que creen que les va a dar buen servicio. Lo más importante de esa propuesta es que las escuelas aprendan a vivir de lo que paga el cliente y no de lo que les da el gobierno. Pero esta propuesta es transitoria, solo para iniciar una gran reforma al sistema educativo de tal manera que las escuelas se vean obligadas a competir y preocuparse por darle mejor instrucción al cliente, es decir, al alumno. Friedman también propone que las escuelas se vendan a los propios profesores, para que dejen de ser los burócratas simples que solo se preocupan por el cheque quincenal. De esta manera estarían compartiendo el riesgo e interés de que la escuela sea cada vez mejor. Y esto permitiría cambiar la filosofía de formar a los estudiantes solo para ser empleados. Es que nuestros países necesitan profesionistas emprendedores, gente que tome riesgo, hombres de negocios capaces de formar nuevas fuentes de trabajo. Y un punto final de este tema es crear los sistemas de financiamiento para aquellos alumnos que desean formarse, en el país o en el extranjero. Este sistema o banco le prestaría los recursos necesarios para pagar la colegiatura, alquilar vivienda, comprar libros, etc. Y empezarían a pagar cuando se hagan productivos. Es el “estudie hoy y pague después”. Y esto resuelve un problema moral de no consumir a costillas de los demás. Y no habría un solo joven que alegara falta de recursos para instruirse.

  1. Milton Friedman propone cero obstáculos al comercio interno y foráneo. Nos diría que no debe existir el Impuesto al Valor Agregado (IVA), ni aranceles de importación o impuestos por exportar. Se oponía a los tratados de libre comercio y prefería apertura unilateral: pueden venir todos los que quieran vender o producir en nuestro país. No les retendremos ganancia, no les cobraremos por sacar sus beneficios.
  2. Finalmente, Milton Friedman, como todo liberal, neoliberal, anarcocapitalista o de la Escuela Austriaca de Economía advierte que allí donde se tolera el daño a la propiedad privada, será un país que se va a la ruina. La propiedad privada es la base de la civilización, del progreso y prosperidad para todos.
  3. Friedman es defensor del individualismo metodológico. Significa que pone en el centro del universo al hombre. El individuo no debe estar sometido a las colectividades, cualquiera que éstas sean.

Milton Friedman fue cofundador de la Mont Pelerìn Society, una organización dedicada a promover la libertad de los individuos, los mercados libres y los gobiernos limitados. Cuando el mundo se estaba resbalando hacia el socialismo, comunismo, nazismo y fascismo, la Mont Pelerìn Society con Friedman y otros pensadores como Hayek y Mises sirvieron de inspiración para economías como:  Hong Kong, Chile, China, Rusia, Singapore, Irlanda y otras.

Por lo tanto, ayer y hoy puedo decir que: allí donde se para Milton Friedman sucede una revolución capitalista. ¿Ahora entiendes por qué los socialistas lo odian?

¿Y por qué no se enseñan las ideas de Milton Friedman en las escuelas? Porque escuelas y universidades están controladas por marxistas y keynesianos, es decir, por la izquierda, por socialistas que creen que concentrando el poder en el gobierno o en un líder se logran mejores metas, no creen en los mercados ni en la libertad del hombre, pero están totalmente equivocados. Tarea urgente de los liberales y de la gente honesta es meter a Milton Friedman a las escuelas y universidades, públicas y privadas. Cuando menos, todo aquel que quiera saber de economía debe leer “Libertad de Elegir”. Será el preámbulo para una Revolución Capitalista.

Tomado de Asuntos Capitales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here