«Otoniel» y el panorama al frente

0
47

Desde niño, el cabecilla se encuadró en la ideología maoísta del Ejército Popular de Liberación, EPL, mientras su primo en las FARC llegaría a ser jefe del bloque noroccidental. Como supremo del Clan Úsuga, «Otoniel» convirtió la familiempresa en el Clan del Golfo y se arropó con las banderas seudopolíticas de las autodefensas gaitanistas. El cariz ideológico de su prontuario delictivo, pues, siempre ha tenido el recurso político a mano, como lo han hecho exitosamente las FARC y lo hace con empeño el ELN. Y eso, podría ser definitivo en lo que viene.

Escenarios a la vista

Su captura tiene consecuencias mas allá de Colombia y tocan a Venezuela, a la región y buena parte de la red global del crimen organizado transnacional del narcotráfico. Los fuertes vínculos del Clan del Golfo con los carteles mexicanos y las mafias europeas plantean varias perspectivas a corto, mediano y largo plazo, todas complicadas.

Un eventual escenario sería el de lucha intestina por el mando de toda la organización con muertos, masacres y ataques indiscriminados. Otro, puede ser una fragmentación en pequeños carteles regionales los cuales, sin dirección única, obliguen a una alta multiplicidad de esfuerzos operacionales, en un mapa general de inseguridad. Uno mas, sería una combinación de los dos anteriores con confrontaciones entre regiones o localidades. Los enemigos circunstanciales del Cartel del Golfo, principalmente el ELN, los «caparros» y en algunas áreas las FARC, revitalizarán los ataques a su rival percibiéndolo débil y sin un poder central orientador. No se puede descartar que carteles mexicanos y mafias extracontinentales aumenten su control en las fronteras con Venezuela, Ecuador y Panamá. Transversal a cualquier escenario y como en el pasado, se está dando una retaliación contra militares, policías y civiles de las áreas de influencia del Clan del Golfo. Antier dinamitaron cuatro soldados en Urabá y el “plan pistola” se incrementará.

Las redes internacionales del narcotráfico también sufrirán los efectos de este resultado operacional. No es claro si cargamentos ya negociados se detendrán, demorarán o suspenderán; si se acumularán “caletas” mientras se aclara el panorama; si los intermediarios para Europa, Estados Unidos, Australia y varias áreas con oferta al alza, saltarán a otros proveedores como Perú o Bolivia; si el precio del gramo de cocaína subirá en las calles de Nueva York o Pekín.

Agamenón

En la Operación Agamenón, lanzada en 2015, rebautizada Agamenón II y después Agamenón II Plus resaltan: la persistencia en el empeño, a pesar del asedio de la izquierda a la Fuerza Pública colombiana; la coordinación entre las fuerzas militares y la Policía para el logro de objetivos de alto valor estratégico; la capacidad de inteligencia con el apoyo de las tecnologías norteamericana y británica y los enlaces transnacionales permanentes, como los del Senafront panameño y lo de las autoridades ecuatorianas, en donde se sabe del vínculo del Clan del Golfo con la banda de los choneros. Agamenón llegó al Objetivo, después de erosionar sistemáticamente la periferia y el entorno cercano de la jefatura, en una persistente campaña que incluyó, entre otros resultados, la neutralización de alias Giovanny, antecesor y hermano de Otoniel y la captura en Argentina de Mi Sangre en 2012;  La Flaca, esposa de Otoniel en 2015 y  Boliqueso, arrestado en Sao Paulo, en 2016; el Zorro cabecilla en Nariño, frontera con Ecuador, el negro Perea en el norte de Antioquia, el Lobo en Sucre, Polocho en el bajo Cauca en 2017; Mordisco, cabecilla en la Guajira y Norte de Santander, frontera con Venezuela en 2018 y Carlos Mario, hermano y alias Pablo, primo de Otoniel, en 2020.

La captura en comento es probable que afecte la campaña electoral en desarrollo en Colombia señalando aportes de la organización criminal a candidatos y políticos locales, regionales o nacionales. Una vez extraditado a Estados Unidos, no es de menos valor lo que pueda decir sobre sus contactos en Venezuela, sus negociados con el llamado “Cartel de los Soles” y con mandos militares fronterizos que facilitaron y aun facilitan el trasiego de narcóticos y minería ilegal: con Saab y el Pollo Carvajal, sería una tríada mortal para el régimen en Miraflores.

Como sea que fuere el rumbo que tomen los acontecimientos, la captura de alias Otoniel, sin dejar de ser un golpe de valor estratégico, no cambiará en mucho la dinámica del narcotráfico desde Colombia, con una producción incremental a pesar de la reducción en cultivos ilícitos, pero con el impulso de una demanda al alza. El problema continuará y el golpe a Otoniel puede ser un punto de referencia, sin ser un punto de quiebre, que sí puede serlo la nueva política propuesta por Estados Unidos para enfrentar el problema.

Tomado de El Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here