SANTOS, LADRÓN DE PRESIDENCIAS

0
67

 

Jaime Arizabaleta

Durante su vida pública el expresidente Santos ha tenido un modus operandi similar al del personaje principal de la serie de Netflix “House of Cards“. Nadie puede negar su habilidad para sacar adelante sus trampas. Sin embargo, una cosa es jugar a ser Frank Underwood desde La Casa de Nariño y otra, pretender hacerlo cuando se es un ciudadano más.

Como cualquier otro ciudadano, su influencia para manipular los medios es cada vez menor y todo termina por salir al aire. Tras los extraños sucesos que rodearon su victoria: un presidente sin luz propia, elegido bajo la sombra de otro y quien además perdiera la primera vuelta presidencial contra Oscar Iván Zuluaga; Santos terminó por imponerse ante un país que nunca lo quiso. ¿Qué ocurrió realmente? Conozcan el paso a paso y ‘la prueba reina’ del robo de una presidencia.

En 2014, en plena campaña presidencial, Bernardo ‘el Ñoño’ Elías contó que -posteriormente lo reveló Semana-, el Señor Eleuberto Martorelli, presidente de Odebrecht en Colombia, entró al palacio de Nariño el lunes 24 de febrero de 2014 entre las 2:15 p.m. y 3:44 p.m. Sobre esto Ñoño afirmó que existía prueba documental de que Martorelli visitó el Palacio y que dicha visita fue el génesis de un delito contra la administración pública.

Sus palabras: “Yo tengo la prueba de que sí fue a Palacio, y no solo eso: es que LE COBRARON la gestión del otrosí Ocaña- Gamarra”. La famosa prueba de semejante delito nunca se conoció, pues bien, aquí la presentamos.

Durante las investigaciones a Luis Fernando Andrade -director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI)-, la Fiscalía llevó a cabo un allanamiento a la sede de dicha entidad, con esta ocasión extrajeron correos electrónicos institucionales enviados y recibidos por el mismo señor Andrade. De esta manera, la Fiscalía encontró e incorporó a su acervo de pruebas el siguiente correo electrónico:

Este correo fue enviado por Martorelli a Luis Fernando Andrade, el 25 de febrero de 2014, es decir, al día siguiente que el brasileño estuvo en el Palacio de Nariño. Nótese las palabras utilizadas por Martorelli cuando pregunta a Andrade por el otrosí: “me han cobrado” ¿Qué quiere decir con eso?

Esta prueba reina demostraría que desde la Casa de Nariño en tiempos de Santos a Odebrecht, a través de Eleuberto Martorelli, le COBRARON por el otrosí a la ruta del sol II en la adición (sin licitación, sino mediante otrosí) del tramo Ocaña-Gamarra.

Como si no fuera suficiente el correo, a manera de testimonio, el Ñoño Elías también afirmó que el 26 de febrero de 2014, él y Andrade fueron citados por Martorelli a una cena en el apartamento de este último. Donde Martorellí le insistió a Andrade sobre el Otrosí, a lo que este respondió a regañadientes que cumpliría sacando adelante el delictuoso otrosí y posteriormente se retiró de la reunión.

La presión por parte de dos gigantes -Odebrecht pagando y el palacio de Nariño presuntamente cobrando- debió ser tan fuerte que Andrade, en una de las mayores exhibiciones de antijuridicidad jamás vistas en la contratación pública en Colombia, firmó el otrosí sin CONFIS y sin CONPES el día viernes 14 de marzo de 2014; es decir, 18 días después de la visita de Martorelli al Palacio de Nariño. Todo durante la campaña presidencial.

Meses después, ya dentro de la administración de Santos, el CONFIS y el CONPES terminaron legalizando el otrosí Ocaña- Gamarra. Lo más grave de dicha legalización innegablemente antijurídica es que fue firmada por las exministras Gina Parody y Cecilia Álvarez. La primera, directa beneficiaria del proyecto (por su familia) y la segunda, beneficiaria por ser pareja de la primera.

En conclusión, la Fiscalía ya había probado que Odebrecht efectivamente desembolsó miles de millones de pesos a la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, lo que no había sido demostrado hasta ahora sería  la directa participación del Palacio de Nariño. En otras palabras, Juan Manuel Santos podría ser parte de semejante entramado criminal. ¿Imaginan si semejante artimaña criminal  hubiera ocurrido durante el gobierno de Álvaro Uribe o Iván Duque?

Tras lo anterior, ahora solo quedan interrogantes por resolver:

¿Por qué la Fiscalía no ha utilizado el e-mail revelado en esta columna como elemento material probatorio en el juicio contra Andrade, si dicho correo y otros hacen parte del acervo probatorio? ¿Acaso ello llevaría a cualquier juez sensato a compulsar copias para investigar a los funcionarios del palacio, incluyendo a Santos? ¿Por qué la fiscalía no ha imputado cargos a las dos ministras que firmaron tan absurda legalización? ¿Será que la Fiscalía va a introducir el mail revelado como material probatorio en el juicio contra Andres San Miguel? Si no lo hace, ¿será para proteger a Simón Gaviria?

En conclusión, a Santos le cerraron la investigación en la comisión de acusaciones cuando las pruebas lo desbordan en su responsabilidad sobre Odebrecht.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here